Tipo de interés del préstamo: Fijo vs. Variable

Tabla de contenido

Share
Tweet
Share

Los tipos de interés pueden ser temas bastante confusos para obtener una comprensión completa. Por eso, hemos creado una pequeña guía que te ayudará a entender mucho mejor los diferentes tipos de tasas de interés.

¿Qué es un tipo de interés variable?

Un tipo de interés variable cambia a medida que cambia el índice, lo que significa que puede subir o bajar dependiendo de los cambios en el índice de referencia. Dado que la tasa de interés puede aumentar, también lo puede hacer el pago mensual. Cuanto más largo sea el plazo de tu préstamo, más riesgoso es elegir un préstamo con un tipo de interés variable. Esto se debe a que hay más tiempo para que las tasas aumenten, cuanto más largo sea el plazo del préstamo.

El interés variable fluctúa con el tiempo, y, como se mencionó anteriormente, hace que cambien los pagos de tu préstamo. Los tipos variables suelen ser comunes en las tarjetas de crédito y las líneas de crédito con garantía hipotecaria. Los préstamos hipotecarios también pueden ser de tipo variable.

¿Cómo funciona?

Como se mencionó anteriormente, los tipos variables están vinculados a un índice financiero específico que presenta una tasa de interés base utilizada por los prestamistas. Por lo general, puedes encontrar el índice que utilizaron en los documentos de tu préstamo o en el contrato de tarjeta de crédito. Aunque normalmente se utiliza el euríbor, hay diferentes tipos de índices de referencia en uso, así que asegúrate de leerlos correctamente si eliges un tipo de interés variable.

¿Qué es un tipo de interés fijo?

Así como el nombre delata, se establece un tipo de interés fijo desde el momento en que se realiza el préstamo. Un interés fijo no cambiará dependiendo del índice de referencia como lo haría el tipo de interés variable. Es una tasa invariable que se cobra sobre un pasivo, como una hipoteca o un préstamo. Se mantendrá igual cada mes. Por lo tanto, los tipos de interés fijos te facilitan calcular el total que pagarás durante el plazo del préstamo. Ya sea que el interés fijo se aplique durante todo el plazo del préstamo o solo por un período, permanece igual durante todo el período.

Los tipos de interés fijos son algo más simples que los de interés variables, ya que se mantienen iguales y no fluctúan según un índice específico.

¿Cómo funciona?

Un tipo de interés fijo es perfecto para los prestatarios que no quieren tener nada que ver con las tipos de interés variables. Aunque los intereses variables pueden potencialmente terminar ahorrándote dinero, también pueden terminar aumentando los gastos de intereses y, por extensión, los pagos de la hipoteca. Los tipos de interés fijos evitan el riesgo que conlleva un interés variable, en el que el monto a pagar de una deuda puede variar dependiendo de un índice de referencia, a veces inesperadamente.

Tipos de interés fijos vs. variables

Es normal preguntarse cuál es la mejor opción: un tipo de interés variable o fijo. Antes de comenzar a solicitar un préstamo, es importante considerar tu situación financiera personal y los términos y condiciones específicos de cada préstamo que te interese. Esto te ayudará a elegir la mejor opción para ti. Solo recuerda que la tasa de interés es solo una parte del costo total del préstamo. También debes considerar otros factores que contribuyen a la asequibilidad de un préstamo.

Es difícil determinar qué interés se adapta mejor a ti, ya que depende de tus preferencias personales y tu situación financiera. Pero hay ventajas y desventajas para ambos tipos de tasas de interés. Por lo tanto, solo asegúrate de elegir el que mejor se adapte a tus deseos. Recuerda determinar la cantidad de tiempo en que planeas tener una hipoteca. Te ayudará en tu toma de decisiones.

Los pros y los contras de cada tipo de interés

A continuación, reunimos algunas de las ventajas y desventajas de cada tipo de interés para brindarte una mejor descripción general de cómo funcionan. Primero, veremos las ventajas y desventajas de los tipos de interés variables:

Pros

  • Su tasa podría disminuir. Dado que la tasa varía, siempre existe la posibilidad de que su tasa baje. Esto podría reducir potencialmente tu pago mensual y abaratar los costos totales de pago. ¡Pero! El hecho de que las tasas de interés bajen no siempre significa que tus pagos mensuales también lo harán.

  • Tasas iniciales más bajas. Las tasas de interés más bajas harán que tu préstamo sea más asequible al principio. Potencialmente, eso puede marcar la diferencia en la aprobación del préstamo si no tienes muchos ingresos.

Contras

  • La posibilidad de que su tasa suba. Así como su tasa de interés podría potencialmente disminuir y ayudarte a ahorrar dinero; una tasa de interés variable también podría subir, y aumentar potencialmente tu pago mensual. Resultando en costos totales de reembolso más altos y, por lo tanto, haciéndolo más costoso.

  • Falta de certeza sobre los costos de reembolso. Tu pago mensual podría cambiar drásticamente. Además, no puedes predecir cuánto pagarás en intereses a lo largo del tiempo, ya que los intereses pueden cambiar en cualquier momento.

Ahora, repasemos algunas de las ventajas y desventajas de los tipos de interés fijos:

Pros

  • Ofrece previsibilidad.No te sorprenderán los cambios en las tasas de interés, ya que su tipo de interés es fijo y, por lo tanto, los pagos mensuales de tu préstamo permanecen iguales mes a mes.

  • Es más atractivo, cuando las tasas de interés son bajas. Cuando las tasas de interés son bajas, un préstamo de tipo de interés fijo puede volverse más atractivo ya que siempre mantendrá su tasa de interés baja y no cambiará como lo hacen los tipos variables.

  • Costos fáciles de calcular a largo plazo. Un tipo de interés fijo facilita el cálculo del costo de pedir dinero prestado, ya que la tasa no cambia.

Contras

  • Si las tasas bajan, es posible que pagues más. Si las tasas de interés bajan, podrías verte obligado a obtener un préstamo con una tasa más alta. Los préstamos a tipo de interés variable, por otro lado, mantendrían el ritmo del índice de referencia.

  • La refinanciación a una tasa más baja puede llevar mucho tiempo y ser costosa. La refinanciación de un préstamo de tipo fijo a otro podría potencialmente ahorrar dinero cuando las tasas bajen, pero puede llevar mucho tiempo y los costos de cierre pueden ser altos.

  • Posiblemente más altas que las tasas variables. Es posible que un préstamo de tipo fijo tenga una tasa de interés más alta que un préstamo de tipo variable, dependiendo del contexto general de tasas de interés.

Como puedes ver, ambos tipos de interés tienen ventajas y desventajas, por lo que es importante considerar ambas antes de comprometerse con un préstamo a largo plazo.

Autor :
Gerente General
Emil Kjær
Gerente General

Emil utiliza su experiencia para marcar una diferencia en el sector financiero. Estudió en la Universidad de Dinamarca del Sur y ha sido gerente general de Intelligent Banker desde 2013, donde ha ayudado a más de 500.000 usuarios de todo el mundo con sus necesidades financieras.

Copyright © 2024 Moneezy - All Rights Reserved